-->

jueves, 16 de junio de 2011

¿CUÁL ES LA CORRECTA REGULACIÓN DEL REPOSACABEZAS?

Un porcentaje muy elevado de los pasajeros de automóviles no presta atención a la regulación del reposacabezas. Este elemento de seguridad es capaz de evitar lesiones cervicales, las cuales constituyen en la actualidad la principal causa de reclamación por daños ante las compañías de seguros, lo cual da idea de la magnitud de este tipo de lesiones. Muchas de estas lesiones arrastran secuelas de por vida, las cuales evolucionan normalmente a peor a medida que se envejece.

Las lesiones cervicales pueden producirse tanto al sufrir un alcance trasero como durante una colisión frontal, en la fase conocida como "de rebote" durante la cual el cuerpo de los ocupantes tras un desplazamiento inicial hacia delante comienza a moverse hacia atrás hasta que el respaldo del asiento y el reposacabezas lo detiene finalmente.

Al contrario de lo que cree mucha gente, el "latigazo cervical", nombre con el que se denomina genéricamente a muchas de estas lesiones, es típico de colisiones por alcance a velocidades bajas típicas de la circulación urbana y también de colisiones frontales a media-alta velocidad.

Para que un reposacabezas limite el movimiento de la cabeza éste debe ajustarse de la siguiente manera: 
  1. Horizontalmente, lo más cerca posible de la parte trasera de la cabeza, para que comience a actuar lo antes posible.
  2. En cuanto al ajuste vertical, el reposacabezas deber "recoger" con suavidad pero firmeza la zona más prominente de la parte trasera de nuestra cabeza, la cual normalmente está situada a la altura de los ojos. Como regla práctica, la parte superior del reposacabezas debe quedar a la misma altura que nuestra coronilla. 
Hacer una prueba del ajuste del reposacabezas es muy simple. Con el vehículo parado, desplace la cabeza hacia atrás; si la primera zona de su cabeza que contacta con el reposacabezas es la zona occipital (para trasera inferior de la cabeza), entonces el reposacabezas queda muy bajo. Si al presionar hacia atrás nuestra cabeza contra el reposacabezas éste se "repliega" hacia abajo, el sistema tampoco le ofrecerá la debida protección durante una colisión.  

A la hora de la compra de un vehículo, tanto si es nuevo como de segunda mano, no preste atención únicamente al motor o a la pintura, asegúrese también de que puede regular el reposacabezas convenientemente dependiendo de su estatura y postura de conducción.
Fuente: race.es
Tenga en cuenta que, como media, la Seguridad Vial de los principales países europeos estima que hasta un 90 por ciento de los vehículos tienen sus reposacabezas mal colocado. Un reposacabezas bien colocado tiende a minimizar las lesiones del cuello en un accidente,  especialmente a partir de una colisión trasera.