-->

viernes, 15 de julio de 2011

LA SEGURIDAD EN LA AUTOCARAVANA DEPENDE DE USTED


Las autocaravanas son vehículos caros, representan una considerable inversión; en muchos casos, podría ser la inversión de su vida. Para protegerlos se deben tener en cuenta una serie de consideraciones que aseguren dicha inversión. Recuerde que el robo de vehículos de ocio, entre ellos la autocaravana, está en aumento en todo el mundo. Los delincuentes mejoran sus técnicas tanto para robar sus bienes como para disponer de ellos e introducirlos en otros países. Los principales elementos de seguridad de su vehículo incluyen cerraduras, alarmas, dispositivos de rastreo e incluso cepos para las ruedas.

Compruebe siempre que todas las puertas de la autocaravana  estén perfectamente cerradas. De acuerdo con los datos policiales, la mayoría de los robos suceden debido al descuido de los usuarios. La primera regla, según informa la policía, para evitar el robo es no facilitar la tarea a los ladrones. Por ello, reiteramos, compruebe todas las puertas del vehículo para que el bloqueo sea eficaz. Esto incluye puertas de la cabina, del habitáculo y del área de almacenamiento externo (en especial si se tiene acceso interno por dicha área de almacenamiento). 

Si est estacionado, ya sea en un camping o  durante el invierno en el garaje, usted podría considerar la utilización de un cepo – un dispositivo de bloqueo muy eficaz  para disuadir a los ladrones. Otro  impedimento visual y eficaz es un dispositivo de bloqueo del volante, existe una buena variedad en el mercado, incluso una cadena con un buen candado puede tener un efecto disuasorio; es decir, ponérselo lo más difícil posible.
Fabricantes como  Fiamma, entre otros, proporcionan dispositivos adicionales de bloqueo diseñados para instalar en el exterior del vehículo. Incluso hay quienes utilizan el cinturón de seguridad para bloquear la puerta o puertas de la cabina -envolviéndolos alrededor de los tiradores o manijas de la parte interior-, haciendo más complicada la tarea de penetrar en la cabina a los amigos de lo ajeno.

Otro método utilizado consiste en las alarmas tradicionales, muchas autocaravanas las tienen instaladas de serie. Es una forma más de proteger su vehículo, puede convertirse en la más eficaz si está bien instalado. La sirena, normalmente, está ubicada bajo el capó y se activa al abrir una puerta del vehículo. A menudo, una simple etiqueta de en la ventana indicando que el vehículo está protegido por alarma hace que, por lo general, los delincuentes se vayan otro vehículo más fácil.

Existen también los inmovilizadores del motor (su instalación requiere de un especialista), vienen de serie en las autocaravanas modernas y de grandes dimensiones, más comunes en EEUU, Alemania y en menor medida el Reino Unido y Francia. Esto evita, hace prácticamente imposible, la activación del motor sin llave de alta seguridad asignada a ese vehículo por el fabricante.

Otra interesante alternativa son los dispositivos de rastreo y localización de objetos basándose en la tecnología de localización satelital GPS (Global Positioning System). El sistema ofrece las coordenadas exactas del vehículo u objeto, con un margen de error de 10 a 15 metros. Es lo último protección para los propietarios de autocaravanas. Conocido es ya su uso en camiones de empresas de logística y transporte para detectar y evitar robos de mercadería a través del sistema de rastreo satelital GPS. Además, también puede estar conectado a una central de monitoreo que recibe mensajes, localiza e informa a la policía para su intervención.

En definitiva, la mejor seguridad se basa en una Buena Práctica con hábitos sencillos:

  • No descuide, ni tan siquiera un momento, la parada en gasolineras, áreas de servicio no vigiladas, paradas por avería, estacionamiento individual o en grupo, cerca playas, complejos turísticos, etc. 
  • Aparque siempre en sitios donde haya mucha luz, nunca en lugares oscuros o apartados.
  • No deje objetos de valor a la vista, con ello evitará atraer la atención de los cacos.
  • No duerma con las ventanas abiertas en zona no vigilada; en su lugar abra las claraboyas.
  • Si pernocta en zonas no vigiladas hágalo en lugares adecuados (siempre evitando centros turísticos -es donde más riesgos puede correr de que le roben) y, por supuesto, donde esté permitido; si es posible, mejor en zonas habitadas –ej.: con vecindario, donde pueda ser visto.
En conclusión, utilice la cortesía y el sentido común, incluso preguntando a los vecinos si les importa que aparque o pernocte. Es un gesto de buen hacer que le reportará muchos beneficios y por ende contribuirá al buen nombre de los autocaravanistas.
Puede no resultar del todo cómodo, pero si sigue estos simples pasos e invierte en seguridad evitará muchos trastornos que harán sus vacaciones sean como usted las desea: tranquilas y placenteras.