-->

miércoles, 1 de junio de 2016

¿Cómo proteger su autocaravana contra un impacto de rayo?

El efecto de la jaula de Faraday


Foto: European Innovation Award 2016 (Premio a la Innovación Europea 2016)
La autocaravana modelo Carthago que este año obtuvo el Premio Europeo de la Innovación 2016 tiene un techo plástico de fibra de vidrio reforzado (panel reforzado con fibra de vidrio (PRFV). La diferencia estriba en que sus paredes incorporan una hoja de aluminio y, además, el fabricante también está poniendo aluminio en el interior de la cubierta. Esto asegurará que cualquier carga eléctrica se derive directamente en el chasis del vehículo. Como de hecho sucede con los turismos.
Foto: European Innovation Award 2016 (Premio a la Innovación Europea 2016)
Cualquier autocaravana con un techo puramente sintético se puede hacer a prueba de rayos, si se toman medidas para asegurar que hay interconexión del metal; es decir, asegurándose de que las secciones de techo y laterales están vinculadas al chasis por medio de una banda de metal o "barandilla".

Las pruebas llevadas a cabo por la Universidad de Stuttgart han demostrado que este sistema crea la llamada jaula de de Faraday: el rayo experimental no llegó hasta el interior de la autocaravana, demostrando que la vida de los pasajeros no estaría en riesgo. 

Un segundo experimento también demostró que el rayo que impacta directamente por encima de la claraboya se extiende o se dispersa conducido por el aluminio; por consiguiente, una vez más, los ocupantes salen ilesos.

Según los expertos, el riesgo de que alguien sea alcanzado en el interior de un vehículo de ocio es extremadamente bajo. Dicho esto, si su vehículo fuese alcanzado mientras conduce, podría causarle serios desperfectos, tales como la activación todos los airbags y crear grandes destrozos en otros aparatos de asistencia del vehículo y ordenadores de a bordo.
No existe ningún dispositivo de control que pueda soportar una carga tan alta -en especial los aparatos eléctricos- como la de un rayo. Eso sí, al menos tenemos la seguridad de que los ocupantes estarían a salvo.

Finalmente, está comprobado que la jaula de Faraday ofrece una protección muy buena para evitar el peligro de una tormenta eléctrica. Aún así es aconsejable que, si hubiese riesgo de tormenta eléctrica, se mantenga en su vehículo y procure aparcar cercano a un mástil de bandera, un árbol alto o un edificio. Ahí es donde caería el rayo, no en su vehículo. En general, para prevenir, este procedimiento es uno de los más correctos para evitar grandes daños en su vehículo.