-->

martes, 9 de agosto de 2016

25 países participaron en el 84º Encuentro Internacional de la FICC, Ponte de Lima, Portugal, 2016

Más de 1000 participantes y 25 países compartieron el 84º Encuentro Internacional de la FICC en Ponte de Lima

Desfile de países en el Encuentro Internacional de la FICC, Portugal, 2016

La atractiva ciudad medieval de Ponte de Lima (ubicada en el distrito de Viana do Castelo), conocida como la villa más antigua de Portugal, acogió en Expolima el 84º Encuentro Internacional de la FICC. El evento transcurrió desde el día 29 de julio al 7 de agosto de 2016.

Los encuentros internacionales de la FICC se celebran cada año, durante el verano, en distintos países de Europa y otros continentes. La FICC mantiene esta tradición desde 1933

Cabe mencionar que los encuentros de la FICC (rally en inglés) datan de 1933. El primero se llevó a cabo en Inglaterra; estos eventos, con la excepción del período de la Segunda Guerra Mundial, se han celebrado anualmente hasta nuestros días. 

Sin duda, estamos hablando del único encuentro a nivel mundial en el que se reúnen caravanistas y autocaravanistas de varios continentes, incluso China y otros países de oriente. En sus orígenes, dichos encuentros, se componían en su mayor parte de tiendas de campaña y caravanas. Hoy en día las tiendas de campaña han quedado relegadas a un pequeño número de instalaciones. Eso sí, utilizadas tan solo por algunos jóvenes. sin embargo, en los últimos 10 años las autocaravanas aumentan cada vez más, llegando a ser mayoría en muchos de estos encuentros.


Ponte de Lima 
Es una ciudad enclavada en la orilla sur del río Lima frente a un magnífico puente romano con arcos semicirculares. Su entorno, junto con un ambiente relajado, hace que sea una de las pequeñas ciudades más bellas de Portugal.
Ponte de Lima fue fundada en el sitio de un asentamiento celta y desarrollado por los romanos, que creían que el Lima fue el Leteo, en el mítico río del Olvido (De acuerdo con la mitología, los visitantes que cruzaban se olvidarían de todo y permanecerían para siempre).

La villa está bien surtida de cafés, restaurantes típicos, museos, jardines con estupendos paseos por las callejuelas de la ciudad y por ambas orillas del río Lima.