-->

Cachaza, una de las más populares bebidas brasileñas

La cachaza, a menudo -en el lenguaje local de Brasil- llamada relámpago blanco, aguardiente de luna, es técnicamente un brandy (ya que se produce y añeja al estilo del brandy) y un miembro de la familia del aguardiente
La cachaza (en portugués, cachaça, llamada pinga, branquinha, caxaca o chacha) es una de las bebidas alcohólicas más populares que se destilan de Brasil. El producto se obtiene a partir de la destilación del jugo de caña de azúcar que previamente ha pasado por un proceso de fermentación.

La concentración alcohólica de esta bebida tiene, como mínimo, 38% y llega hasta el 51% de volumen de alcohol. La cachaza es uno de los ingredientes principales de la caipiriña.


En todo caso, la mayoría de los brasileños denominan esta bebida como “pinga” (gota, trago, aguardiente).  A menudo algunas personas pueden confundir cachaza con ron, pero lo cierto es que bastante distinto, tanto en sabor como en aroma.
Como anécdota, los brasileños que beben cachaza muy habitualmente, a menudo derramarán algunas gotas para los santos antes de beber. Por así decirlo, el primer trago se bebe directo, este acto se conoce como la guía, ya que es la guía y el inicio del camino de todos los tragos que, sin duda, seguirán. 

Brasil produce aproximadamente 2 mil millones de litros de cachaza al año y exporta alrededor de 400 millones de litros, dejando aproximadamente 1.600 millones de litros para el consumo interno: ¡aproximadamente 11 litros por cada persona en Brasil!

La producción de cachaza en sus inicios
Nadie sabe con certeza quién comenzó a hacer cachaça, pero el primer informe data de alrededor de 1610 en el estado de Bahía (por entonces una capitanía portuguesa). Muchos creen que la producción de cachaza comenzó poco después de la introducción de la caña de azúcar en Brasil, alrededor de 1550; medio siglo después del descubrimiento de Brasil, el 22 de abril de 1500, por Pedro Alvares de Cabral. Ya sea accidental o deliberadamente, se permitió que el jugo de caña de azúcar fermentara produciendo alcohol. Eventualmente, alguien llegó a la conclusión de que destilar el jugo de caña fermentado lo convertía en una bebida más potente, así nació la cachaza. En los primeros tiempos se empleó medicinalmente, como un componente de los yesos curativos y otros remedios caseros similares. Además, proporcionaba un aliciente de animación especial para los esclavos durante los festivales y "batuques" (canto, tambores y sesiones de baile).

¿Cómo se realiza la destilación de cachaza?
Se compone del jugo de la primera presión de la caña de azúcar. La caña de azúcar cosechada se lava y luego se presiona a través de grandes rodillos metálicos para extraer el jugo de caña. Dicho jugo se pasa a través de un proceso de filtración (para extraer cualquier fragmento de caña u otra materia extraña) y luego a los tanques de fermentación. Muy a menudo, un agente de levadura, como fubá (harina de maíz), salvado de arroz, copos de arroz u otro tipo de cereal, se agrega al jugo de caña antes de la fermentación. Además de producir alcohol en sí, el agente de fermentación también agrega su propio sabor y aroma distintivos. La mayoría de los productores de cachaza utilizan agentes fermentadores específicos; por ello, la receta (incluido el tiempo de fermentación, la temperatura, suele ser un secreto comercial muy bien guardado.

Otras variedades similares a la cachaza
Hay variedades similares en Portugal, Chile, Perú, Colombia y otros países de América Latina, aunque algunos no se elaboran con caña de azúcar. Por ejemplo, la cachaza producida en Portugal está hecha a partir de uvas, como sucede con el pisco en Chile y Perú. Realmente no hay traducción para la palabra portuguesa cachaça, también denominado "aguardente" (aguardiente). El mismo nombre cachaça puede haberse derivado originalmente de la palabra cachaço como referencia al morrillo de cerdo; también, en épocas anteriores, se usó para encurtir (conservar) carne de cerdo.