-->

jueves, 4 de septiembre de 2014

El Oriente Asturiano se perfila como un lugar hostil para los autocaravanistas

El Club Autocaravanista Principado de Asturias (CAPA) apoya a Sorbeltz y advirtió que tal actitud puede llevar a una confrontación de la que nadie va a salir beneficiado, si las hostilidades continúan afectando los derechos de los autocaravanistas.

Sorbeltz, Club Vasco de Autocaravanas, fue multado reiteradamente en el Oriente asturiano; según han manifestado sus socios, a pesar de no incumplir las reglas de circulación españolas.

Las arbitrarias ordenanzas municipales de circulación que se adoptan respecto a las autocaravanas no es un asunto menor, pues dichas autoridades llegan al punto de hacer caso omiso del “Reglamento General de Circulación” de España; es decir, generan ordenanzas innecesarias para así poder incumplir la ley. Es importante recalcar que en el Reglamento General de Circulación no existe ninguna prohibición de aparcamiento para las autocaravanas -excepto las mismas que se establecen para los automóviles; por tanto, tienen derecho a aparcar donde esté permitido para otros vehículos; por supuesto, siempre y cuando aparquen, pero no acampen.

Por añadidura, un buen número de ayuntamientos desconocen algo que debería estar bastante claro: la diferencia entre aparcar y acampar; por ello, quien aparca donde está permitido para otros vehículos de hasta 3,5 toneladas está dentro de la legalidad. En general, la mayoría de las autocaravanas están dentro de ese peso

Es bien sencillo, quien desee acampar debe ir a un camping, pero si acampa donde no debe es susceptible de ser multado. Pero, rotundamente, esto no significa que se deba multar a todo un colectivo por el error de unos pocos, si ese fuera el caso. En este sentido podría hacerse un paralelismo con los automóviles, si uno comete una infracción no multan y/o prohíben el aparcamiento a todos los automovilistas. 
Es muy evidente que el procedimiento que se está aplicando a los autocaravanistas es injusto.

Finalmente, cabe destacar que las actuaciones de ciertos ayuntamientos no benefician en nada a la economía local. Eso sí, deben entender que el autocaravanismo es un modo de turismo muy valorado en países como Francia y Alemania, entre otros, pues son buenos ejemplos que merece la pena seguir. 

A pesar de todo, podemos afirmar que muchos municipios españoles ya han comprendido el valor de este tipo de turismo. Por eso no es arriesgado decir que, más tarde o más temprano, el Oriente asturiano no tendrá más remedio que actuar de un modo racional.