-->

jueves, 28 de abril de 2016

El Grove se esfuerza por instalar áreas de autocaravanas

Reunión de autoridades en El Grove con la Asociación Galega de Autocaravanas (AGA), hosteleros y campings

Se trata de un debate que podríamos tildar de poco edificante por parte de algunos políticos y propietarios de camping; sobre todo, por quienes se oponen -sin argumentos contrastados- a la instalación de áreas de servicio en esa ciudad. No obstante, hay una buena parte del gobierno local y muchas voces a favor de las autocaravanas.

Vista de El Grove
A pesar de que existe una gran polémica con respecto a este tema en el Grove, el problema es más de orden político, pues no se ajusta a la realidad. El comercio, los supermercados y un gran número de establecimientos hosteleros están a favor de que puedan aparcar y se instale un área de autocaravanas en el Grove. La mayoría reconoce que cuando los autocaravanistas visitan la zona los negocios van mejor.

Como suele suceder en los casos donde interviene la política, el argumento de quienes se oponen es meramente artificial; por lo general, no está basado en una realidad objetiva, con datos y/o estadísticas. Ni tan siquiera se documentan sobre los datos ya existentes con respecto a la repercusión económica en España y, sobre todo, siguiendo el ejemplo de países como Francia y Alemania.

Simplemente, la única razón de algunos políticos -sin la menor idea del autocaravanismo- es oponerse y que, a menudo, demuestran una notoria connivencia con los campings; ya que estos últimos, a excepción de unos pocos, no están para dar lecciones; es decir, si dichos propietarios de parques camping dedicasen parte de la energía que desperdician, aplicando una mayor competencia para atraer a los autocaravanistas, seguro que les iría bastante mejor.

No son los usuarios de autocaravanas quienes tienen que ajustarse a los campings. Por supuesto, no van a conseguir nada si insisten en la política de denuncias infundadas. Al final, cuando se habla de un asunto comercial, la solución es atraer en lugar de perder el tiempo intentando interferir, cuyo único fin es poner dificultades a los autocaravanistas para que no puedan aparcar. 

Está claro que esa táctica es estéril y nunca puede llegar a buen puerto. Pues, como se ha comprobado en muchas partes de España y en Europa, el número de personas que se deciden por la autocaravana crece cada día de forma exponencial (es más, muchos caravanistas se convierten en autocaravanistas; si los propietarios de camping siguen así, a no muy largo plazo, puede que estos establecimientos tengan cada vez menos clientes. Véase el caso de Alemania, el país con más autocaravanas de Europa.
Lea otro artículo en "El Faro de Vigo" sobre la situación en El Grove